Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

lunes, 7 de mayo de 2018

Las amistades de Groucho Marx



Tengo la sensación de que tenía que ser muy difícil crecer riendo con las películas de los Hermanos Marx y después ya adulto, si tenías la oportunidad de conocer a uno de ellos no quererlo de forma irremediable. 

Algo de eso le tuvo que suceder a Alice Cooper (en la foto de la derecha), cantante de hard rock, heavy metal y referente de personajes tan extremos como Marilyn Manson, cuando conoció a Groucho Marx, alguien tan genial como para manifestar que cuando fuera enterrado, por favor lo hicieran encima de la curvilinea Marilyn, esta vez supuesto la Monroe. El caso es que tras coincidir ambos en una fiesta de Frank Sinatra y saberse vecinos en Beverly Hills se hicieron amigos. Groucho llamaba a Alice Cooper "Coop" tal y como llamaba en el pasado a Gary Cooper, algo supongo que a Alice le encantaría, al igual que a buen seguro, su amigo Elton John recibiría con cariño aquella manía de Groucho de llamarle John Elton. Al fin y al cabo Groucho pensaba en estos músicos como en compañeros de profesión dada las excentricidades que hacían en el escenario y sus disfraces; de hecho a los conciertos de Alice Cooper los comparaba con el vodevil. 

Freddie Mercury también se hizo muy amigo de Groucho e incluso la banda llegó a titular un par de álbumes con nombres de películas de los Hermanos Marx: "Una noche en la opera" y "Un día en las carreras". Ante tal fijación, Groucho le dijo a Mercury -por si quería utilizarlo de nombre para su siguiente disco- que su próxima película se titularía: "Los éxitos de los Rolling Stones".... 

Pero volvamos con Alice Cooper. El caso es que Groucho ya con una edad muy avanzada tenía insomnio y cogió la costumbre de llamar a su vecino "Coop" a las una de la madrugada para que le diera algo de compañía, a veces daban un paseo otras veían películas. Lo cuenta el propio Alice Cooper:

"Tenía una silla junto a su cama con un paquete de seis de Budweiser, y nos sentábamos a ver películas antiguas. Luego, muy pronto, después de que habían terminado dos películas, miraba hacia otro lado y él, que estaba con su boina y su cigarro, finalmente se iba a dormir. Yo solía ​​apagar su cigarro, apagaba las luces y me iba a casa. Y a la noche siguiente, a la una de la madrugada: "Hola amigo, no puedo dormir, ven".

Y siendo Groucho.... quien podría negarse.

Fuente: A partir de:
http://theoldhollywood.com/how-alice-cooper-and-groucho-marx-got-to-be-midnight-buds/

Las imágenes han sido tomadas de las siguientes páginas:
https://www.pinterest.es/pin/327636941631734403/
https://www.pinterest.es/pin/732046114399868342/
https://www.pinterest.es/pin/434104851573774823/

miércoles, 2 de mayo de 2018

Ivie Anderson, la duquesa del jazz



Entre las cantantes de jazz que no forman parte de la primerísima línea de figuras archiconocidas ocupa un lugar muy destacado Ivie Anderson, una cantante sensible, llena de musicalidad y swing que dio lo mejor de sí misma en la esplendorosa orquesta de Duke Ellington. Duke, con el que Ivie aparece arriba, siempre pudo presumir de un maravilloso talento e intuición para descubrir músicos talentosos que hicieran de su orquesta una de las más poderosas y afinadas maquinas de hacer jazz que se hayan formado jamás, pero esa singular habilidad le fallaba notablemente a la hora de buscar una vocalista que estuviera a la altura de sus compañeros. Sin duda Ivie Anderson fue la excepción a esta regla, y acompañó exitosamente a la mejor banda de la historia entre 1931 y 1942. Suyas son las interpretaciones míticas de "I got it bad" o "It don't mean a thing", dos de los grandes temas que cualquier aficionado al jazz sabe que para disfrutarlos verdaderamente debe buscarlos en la voz de Ivie. Duke era totalmente consciente de la calidad de Ivie y no dudo en calificarla como la mejor vocalista que jamás tuvo.

La cantante que nació en el estado de California en 1904, recibió su primera educación musical en un convento, entre los nueve y los trece años de edad. Su primer contrato profesional lo firmo en Los Ángeles antes de enrolarse con una serie de compañías de music hall y viajar a Nueva York, para cantar en el "Cotton Club". Hizo algunas giras como bailarina-cantante, luego, solo como cantante en una etapa en la trabajo con diversas big bands y trabajo con Earl Hines antes de unirse a la formación de Duke Ellington. Tras los doce años en los que acompaño a Duke y aquejada de problemas respiratorios abrió un restaurante en Los Ángeles, aunque durante un tiempo siguió cantando regularmente en la Costa Oeste hasta que sus ataques de asma restringieron sus actuaciones totalmente. Falleció en 1949.

Ivie hizo muy pocas grabaciones con su propio nombre aunque hay alguna notable por ahí como el disco grabado en 1946 "Ivie Anderson & her All Stars" en el que era acompañada por músicos de primera clase como Charlie Mingus, Lucky Thompson o Willie Smith. Aun así posiblemente su mejor disco sea el titulado simplemente: "Ivie Anderson" en el que se recogen algunas canciones memorables del repertorio de Duke Ellington. Como curiosidad diremos que es la cantante que aparece en la película de los Hermanos Marx titulada "Un día en las carreras"

"I got it bad"




Y la maravillosa "It Don't Mean A Thing (If It Ain't Got That Swing)", algo asi como: "No significa nada, si no tiene swing" , y no cabe duda que ella sabía dárselo:



Las imágenes han sido tomadas de las siguientes páginas:
https://www.pinterest.es/pin/414401603188187562/
https://www.pinterest.es/pin/518054763380964273/

martes, 1 de mayo de 2018

"Moby Dick" (Fragmentos) - Herman Melville



"Llamadme Ismael. Hace unos años -no importa cuánto hace exactamente-, teniendo poco o ningún dinero en el bolsillo, y nada en particular que me interesara en tierra, pensé que me iría a navegar un poco por ahí, para ver la parte acuática del mundo. Es un modo que tengo de echar fuera la melancolía y arreglar la circulación. Cada vez que me sorprendo poniendo una boca triste; cada vez que en mi alma hay un nuevo noviembre húmedo y lloviznoso; cada vez que me encuentro parándome sin querer ante las tiendas de ataúdes; y, especialmente, cada vez que la hipocondría me domina de tal modo que hace falta un recio principio moral para impedirme salir a la calle con toda deliberación a derribar metódicamente el sombrero a los transeúntes, entonces, entiendo que es más que hora de hacerme a la mar tan pronto como pueda. Es mi sustituto de la pistola y la bala. Catón se arroja sobre su espada, haciendo aspavientos filosóficos; yo me embarco pacíficamente. No hay en ello nada sorprendente. Si bien lo miran, no hay nadie que no experimente, en alguna ocasión u otra, y en más o menos grado, sentimientos análogos a los míos respecto del océano. "

“Me parece que lo que llaman mi sombra aquí en la tierra es mi verdadera sustancia. Yo pienso que, al observar las cosas de manera espiritual, nos parecemos mucho a las ostras mirando el sol desde el mar y creyendo que la densa agua es la más fina de las atmósferas. Yo creo que mi cuerpo no es nada más que la escoria de mi mejor ser. De hecho, que se lleven mi cuerpo, quienquiera que vaya a hacerlo, digo, ése no soy yo.”

“Hay ciertos raros momentos y ocasiones en los que este extraño y enrevesado asunto al que llamamos vida, en el que un hombre toma todo de este universo como una broma pesada, y aunque sólo llega a discernir su gracia vagamente, tiene más que sospechas de que la broma no es a expensas de nadie, sino de él mismo. De cualquier manera, nada descorazona y nada parece cuestionable. Él engulle todos los acontecimientos, todos los credos, todas las convicciones, todas las cosas duras, visibles e invisibles, sin importarle nunca lo nudosas que sean; como un avestruz de poderosa digestión que engulle las balas y pedernales.”

"¿Qué son los derechos humanos y las libertades del mundo sino peces sueltos? ¿Qué son las ideas y opiniones de los hombres sino peces sueltos? ¿Qué es el principio de la creencia religiosa sino un pez suelto? ¿Qué son los pensamientos de los pensadores para los literatos palabreros, contrabandistas y ostentosos? ¿Qué es el mismo gran globo sino un pez suelto? ¿Qué eres tú, lector, sino un pez suelto y también un pez sujeto?"

“¿Qué es, qué cosa innombrable, inescrutable y sobrenatural, qué engañoso y escondido amo y señor, emperador cruel e inexorable me gobierna, que contra todos los naturales amores y nostalgias me mantiene empujándome, concentrándome y agolpándome todo el tiempo, haciéndome estar preparado temerariamente para hacer lo que mi propio corazón, verdadero y natural, ni siquiera me atrevería? ¿Soy yo, Dios, o quién es el que levanta el brazo este brazo? Pero si el gran sol no se mueve por sí mismo, sino que es como un chico errante en el cielo; y si ni una sola estrella puede moverse, si no es por algún poder invisible, ¿cómo entonces late este pequeño corazón y este único y pequeño cerebro tiene pensamientos, si no es Dios quien lo hace latir, lo hace pensar y vivir, no yo?”


"Pasead en torno a la ciudad en las primeras horas de una soñadora tarde de día sabático. Id desde Corlears Hook a Coenties Slip, y desde allí, hacia el norte, por Whitehall. ¿Qué veis? Apostados como silenciosos centinelas alrededor de toda la ciudad, hay millares y millares de seres mortales absortos en ensueños oceánicos. Unos apoyados contra las empalizadas; otros sentados en las cabezas de los atracaderos; otros mirando por encima de las amuradas de barcos arribados de la China; algunos, en lo alto de los aparejos, como esforzándose por obtener una visión aún mejor hacia la mar. Pero ésos son todos ellos hombres de tierra; los días de entre semana, encerrados entre tablas y yeso, atados a los mostradores, clavados a los bancos, sujetos a los escritorios. Entonces ¿cómo es eso? ¿Dónde están los campos verdes? ¿Qué hacen éstos aquí?

"Pero ¡mirad! Ahí vienen más multitudes, andando derechas al agua, y al parecer dispuestas a zambullirse. ¡Qué extraño! Nada les satisface sino el límite más extremo de la tierra firme; no les basta vagabundear al umbroso socaire de aquellos tinglados. No. Deben acercarse al agua tanto como les sea posible sin caerse dentro. Y ahí se quedan: millas seguidas de ellos, leguas. De tierra adentro todos, llegan de avenidas y callejas, de calles y paseos; del norte, este, sur y oeste. Pero ahí se unen todos. Decidme, ¿les atrae hacia aquí el poder magnético de las agujas de las brújulas de todos estos barcos?"

"¡Ah, vosotros, cuyos muertos yacen sepultados bajo la verde hierba; que, en medio de las flores podéis decir: aquí, aquí yace mi ser amado; vosotros no conocéis la desolación que se cobija en pechos como éstos! ¡Qué amargos vacíos en esos mármoles bordeados de negro que no cubren cenizas! ¡Qué mortales huecos y qué infidelidades forzosas en las líneas que parecen roer toda fe, rehusando resurrecciones a los seres que han perecido sin sitio y sin tumba! Estas lápidas podrían estar lo mismo en la cueva del Elephanta que aquí."

Selección de fragmentos realizada por Celia Valdelomar

Las imágenes han sido tomadas de las siguientes páginas
https://www.pinterest.es/pin/331718328784523462/
https://www.pinterest.es/pin/321866704603434179/
https://www.pinterest.es/pin/400187116864947422/

lunes, 30 de abril de 2018

Un joven Tom Hanks pide por carta ser descubierto



Unos años antes de que Tom Hanks empezara a conquistar la pantalla con comedias del tipo de "Big"  o "1,2,3... Splash" (hay que ver lo que se parece esta película a "La forma del agua"), era un estudiante más de interpretación que buscaba abrirse camino en el mundo del cine, y como es natural a la edad de 18 años, estaba rebosante de energía y totalmente falto de oportunidades. En 1974, cuando el director George Roy Hill se encontraba en lo más alto por el exitazo de la película "El golpe" en la que tuvo como actores a Paul Newman y Robert Redford y con la que ganó nada menos que 7 Oscar, nuestro Tom Hanks pensó que el camino más corto hacía sus sueños era escribir algo parecido a una carta a los Reyes Magos, aunque en este caso la carta la dirigiría al director George Roy Hill pidiéndole lo que más ansiaba, ser descubierto como actor. La carta es sencillamente deliciosa:

Estimado Sr. Hill:

Al ver su fantástica, entretenida y galardonada película ‘The Sting’ me he dado cuenta de que es el momento perfecto para que usted me ‘descubra’. Ahora sé lo que está pensando (¿Quién será este chico?)  y los recelos que le puedo suscitar. Sí, soy un don nadie. Nadie fuera de la Skyline High School ha oído hablar de mí. Mi apariencia no destaca. No soy un Dios griego y ni siquiera puedo dejarme crecer el bigote pero imagino que la gente podría pagar por verme.

Vamos a centrarnos en los detalles de mi descubrimiento. Podemos hacerlo de la forma en que Lana Turner fue descubierta. Sentado en el taburete de una tienda de soda, entra, me observa y ZAS ya soy una estrella.

También podemos hacerlo de otra manera. Me tropiezo en su oficina un día y le pido trabajo. Para deshacerse de mí, me da un papel suplente en su próxima película. Durante el rodaje, la estrella se rompe la pierna en el vestuario y, puesto que va por detrás del calendario previsto, me coloca arbitrariamente en su lugar y ZAS ya soy una estrella.

Todos estos planes me van bien, o podrían hacerse de la manera que usted deseara, ¡no me importaría para nada! Pero dejemos una cosa clara. Sr. Hill, no quiero ser una superestrella de Hollywood con chicas arrastrándose por mí, solo ser un muchacho americano que ha pillado la gran oportunidad, es propietario de un Porsche, y llama a Robert Redford ‘Bob’.

Respetuosamente,

Thomas J. Hanks
Alameda, California

Supongo que por aquel entonces todavía no había encontrado la maquina de Zoltar para pedir deseos que aparece en "Big". La carta fue descubierta hace poco tiempo en la biblioteca Margaret Herrick, en la Academía de Artes y Ciencias de Hollywood, a la que la familia de George Roy Hill había legado todo sus archivos a la muerte del director en 2002. No tuvo suerte Tom Hanks con su carta y tuvo que esperar un tiempo haciendo películas y obras de teatro perfectamente olvidables hasta que Ron Howard le dio la oportunidad en "1,2,3... Splash" (1984), trabajo a partir del cual nos conquistó como un candoroso actor de comedia que mutó a un solido actor dramático con "Philadelphia" (1993) por la que consiguió su primer Oscar y a la que siguieron una pléyade de maravillosas películas por todos conocidas y que han hecho de aquel soñador uno de los actores mas solventes y queridos de la historia de Hollywood. 

Las imágenes han sido tomadas de las siguientes páginas
https://www.pinterest.es/pin/108790147228867728/
https://www.pinterest.es/pin/570268371537805593/
https://www.pinterest.es/pin/297800594085984888/

domingo, 29 de abril de 2018

El "Vals triste" de Sibelius y la muerte



El gran músico sueco Jean Sibelius encontraba principalmente su inspiración en la mitología y sobre todo en la naturaleza de la que era un rendido admirador, llegando incluso a marchar a vivir al campo, en su apacible "Ainola" (casa de Aino) en la que buscaba la paz necesaria para componer. En una de sus excursiones campestres y con el animo exultante por la belleza que le rodeaba comentó al amigo que le acompañaba: "¡No hay mejor orquesta que el armonioso canto de los pájaros!". En ese preciso instante pasó frente a ellos un cuervo graznando. Sin inmutarse lo más mínimo completó su sentencia: "Mira, ahí va un crítico"

Pero ni el más torcido de los críticos pudo poner un reparo a la absoluta belleza de una de sus más famosas piezas, el Vals triste, posiblemente el vals más conocido para el gran público después de los de la familia Strauss.

Su vals es una pieza cargada de solemnidad, de contención y melancolía, pero lo que uno no imagina es que esa música fuera concebida como el momento previo a la llegada de la muerte, como una especie de canto del cisne de una persona antes de entregarse ya irremisiblemente en los brazos de la parca. Ciertamente el "Vals triste" fue compuesto en su inicio como música incidental para una obra de teatro llamada "Kuolema" -La Muerte- (1903) obra de Arvid Järnefelt, cuñado de Sibelius, y solo posteriormente se desgajaría de esta obra teatral para tomar vida propia en solitario, resultando un éxito de público inmediato cuando, una año después, fue estrenada como tal en Helsinki. Sibelius nunca dio mucho valor a la pieza y vendió sus derechos por muy poco dinero antes de conocer el éxito que tendría entre el público, hasta convertirse en una de sus obras más famosas y representadas, circunstancia esta por la que los enormes beneficios que esta generaría nunca llegarían a manos del compositor.

El propio Sibelius explicaba la escena teatral que daba origen e inspiración a este "Tempo di valse lente - Poco risoluto" que después se transformaría en el "Valse triste op. 44.1"

"Es de noche. El hijo, que ha estado observando al lado de la cama de su madre enferma, se ha dormido de puro cansancio. Poco a poco una luz rojiza se difunde a través de la sala: Hay un sonido de una música lejana; la luz y la música se aproximan para formar los acordes de una melodía de vals que flota vagamente hacia nuestros oídos. La madre, que dormía, se despierta, se levanta de su cama y, vestida con un largo vestido blanco, que tiene la apariencia de un traje de baile, comienza a moverse en silencio y lentamente hacia adelante y hacia atrás. 
Mueve sus manos y hace señas mientras suena la música, como si estuviera convocando a una multitud de invitados invisibles. Parejas extrañas, sombras, aparecen ahora girando y deslizándose a un ritmo de vals sobrenatural. La  mujer moribunda baila con ellos y se esfuerza para que se vean a los ojos, pero los invitados evitan su mirada. Son sombras sin ojos.
Luego parece hundirse agotada en su cama y la música se interrumpe. Con las pocas fuerza que le quedan  llama a la danza una vez más. Con gestos más enérgicos que antes vuelven las sombras, girando con un ritmo salvaje, loco, y una especie de extraña  alegría llega a un clímax.
Un golpe suena en la puerta. Llaman. La madre profiere un grito desesperado. Los bailarines espectrales desaparecen. La música se desvanece. La muerte está en el umbral."

Y después de la explicación dada por el compositor solo queda escuchar la pieza con nuevos oídos y con el extra de las maravillosas evoluciones que la pareja de patinaje artístico Tessa Virtue y Scott Moir dieron a esta pieza en el Mundial de 2007. Una delicia:



Las imágenes han sido tomadas de las siguientes páginas:
https://www.pinterest.es/pin/442056519665127309/
https://www.pinterest.es/pin/478859372872358797/

sábado, 28 de abril de 2018

El fuego de Jean Cocteau



"La cordura es la locura vuelta del revés"

Y nadie más cuerdo en su locura, en su extravagancia vital y artística que Jean Cocteau. En aquellas ocasiones en las que el genial artista daba un recital de poesías suyas, tenía la manía de terminar siempre de la misma manera:
-"Y perdonen, se lo ruego, que esté vivo todavía"
Los presentes en seguida le preguntaban que por que decía aquello y Cocteau se explicaba:
- "Porque el público ha preferido siempre a los poetas muertos. Y considero que mi presencia aquí tiene para los que me escuchan, en este sentido, algo de decepción"

"Lo que el público te reprocha, cultívalo: eres tú."

Jean Cocteau es uno de esos personajes sin los cuales sería imposible entender las vanguardias artísticas y literarias del pasado siglo. Del cine al diseño, de la poesía a la pintura, del teatro a la novela, de la crítica a la escultura parecía querer abarcarlo todo y todo lo hacía bien.

"Un egoísta es aquel sujeto que se empeña en hablarte de sí mismo cuando tú te estás muriendo de ganas de hablar de ti"

Amigo de todos los grandes artistas de aquella dorada época, se cuenta que habiendo visitado el Museo del Prado con Salvador Dalí, un periodista le preguntó a Cocteau: "Si se hubiera quemado el Museo del Prado, ¿qué hubiera salvado usted?". Cocteau no lo dudó un momento y contestó "El fuego". Luego el periodista lanzó la misma pregunta a Dali, que después de fingir reflexionar durante unos momentos respondió eufóricamente y por supuesto en tercera persona: "Pues Dalí salvaría el aire, y específicamente el aire contenido en Las Meninas, de Velázquez, que es el aire de mejor calidad que existe". Ante tamaña genialidad, Cocteau hizo una reverencia en reconocimiento a la agudeza de Dali. Vaya par de dos. 

"Que comprenda quien pueda, soy una mentira que dice siempre la verdad"

Amigo de todos los grandes pintores de la época, el mismo no era mal pintor y sus cuadros se vendían bien (a la izquierda un autorretrato suyo) llegando incluso a pintar los frescos de una iglesia del sur de Francia. Era un quehacer que le daba muchas satisfacciones. En una exposición de pinturas suyas se encontraba sumamente alegre y le preguntaron el porqué de aquella exultante alegría. El artista contestó muy serio:

- Los pintores somos todos gente alegre, y hoy soy pintor.
- ¿Los escritores no?
- No.
- ¿Cuál es la razón?
- Que la tinta es triste; no hay otra.

En cualquier caso era muy capaz de crear belleza en el negro sobre blanco y como empezamos hablando de su poesía ahí os dejo una suya titulada "Un amigo duerme":

Tus manos por las sábanas eran mis hojas muertas. 
Mi otoño era un amor por tu verano.
El viento del recuerdo resonaba en las puertas de lugares que nunca visitáramos.

Permití la mentira de tu sueño egoísta allá donde tus pasos borra el sueño. 
Crees estar donde estás.
Qué triste nos resulta estar donde no estamos, así siempre.

Tu vivías hundido dentro de otro tú mismo, 
abstraído a tal punto de tu cuerpo que eras como de piedra.
Duro para el que ama es tener un retrato solamente.

Inmóvil, desvelado, yo visitaba estancias a las que nunca ya retornaremos.
Corría como un loco sin remover los miembros: el mentón apoyado sobre el puño.

Y, cuando regresaba de esa carrera inerte, te encontraba aburrido, con los ojos cerrados,
con tu aliento y con tu enorme mano abiertos, y tu boca rebosante de noche.

No se había dicho nada de su cine en esta entrada y el no hacerlo, aunque sea brevemente, sería dejarla coja y es que sus películas figuran entre las mejores del cine francés destacando sobre todo "La bella y la bestia" (1946) y su "Orfeo" (1950).

"No se debe confundir la verdad con la opinión de la mayoría"

En el siguiente vídeo podemos escuchar a Dalí relatando la anécdota del fuego en el Prado.




Fuente:
Antología de Anécdotas de Noel Clarasó.

Las imágenes han sido tomadas de las siguientes páginas:
https://www.pinterest.es/pin/535224736952445939/
https://www.pinterest.es/pin/436778863836208210/
https://www.pinterest.es/pin/504543964477510585/
https://www.pinterest.es/pin/295759900507702388/

viernes, 27 de abril de 2018

"Tira los dados" - Charles Bukowski



Si vas a intentarlo,
ve hasta el final.
De lo contrario,
no empieces siquiera.

Tal vez suponga perder
novias, esposa, familia,
trabajo…
y quizás hasta la cabeza.

Tal vez suponga no comer
durante tres o cuatro días,
tal vez suponga helarte
en el banco de un parque,
tal vez suponga la cárcel,
tal vez suponga humillación,
tal vez suponga desdén,
aislamiento.

El aislamiento es el premio,
todo lo demás es para
poner a prueba tu resistencia,
tus auténticas ganas de hacerlo.

Y lo harás…

A pesar del rechazo,
además de las ínfimas
probabilidades.

Y será mejor que cualquier cosa
que pudieras imaginar.

Si vas a intentarlo,
ve hasta el final.

No existe una sensación igual,
estarás solo con los dioses
y las noches arderán en llamas.

Hazlo, hazlo, hazlo.
Hazlo.
Hasta el final.

Llevarás las riendas de la vida
hasta la risa perfecta.
Es por lo único que vale la pena luchar.

La imagen está tomada de la siguiente página:
https://www.pinterest.es/pin/279012139398030126/

jueves, 26 de abril de 2018

Zorrilla y los curiosos


"Yo no soy ya lo que fui: y viendo cuán poco soy, dejo a los que más son hoy pasar delante de mí"

Hace pocos años y con muy mala idea, le preguntaron a una actriz española muy dada a protagonizar escenas subiditas de tono si había hecho alguna vez un papel de Zorrilla. Ella, conocedora del tono humorístico en el que iba dirigida la pregunta le contestó muy resuelta: "De Zorrilla ninguno, pero de Zorra muchos". Puede que como en los versos de Zorrilla, la actriz para aceptar aquellos papeles, ya no fuera lo que fue...

Más allá de esa jocosa anécdota sobre los chistes que siempre propició el apellido de nuestro José Zorrilla, el autor de Don Juan Tenorio tuvo en cierta ocasión la idea de alquilar una casita en las afueras de Madrid con la pretensión de relajarse con la paz del campo y allí aislado de tanto bullicio buscar inspiración para una nueva obra. Ni que decir tiene que Zorrilla prefirió mantener el anonimato entre los vecinos de aquel pueblo y que estos, acostumbrados a saber vida y milagros de todos los moradores del lugar, estaban sumamente intrigados por saber quien era y como respiraba aquel nuevo vecino venido desde la capital. No tardaría mucho uno de los vecinos en dejarse llevar por su curiosidad y decidido abrió una carta lacrada que iba destinada al escritor, buscando que su contenido le aclarara un poco el misterio de su persona. La misiva, muy escueta, decía:

"Querido José. Creo que es mejor que no mates al alcalde con veneno. Bastará que le administres un sedante. Atentamente, tu amigo JD"

Ni que decir tiene que ante tales palabras le saltaron todas las alarmas y el indiscreto personaje corrió, carta en mano, a entrevistarse con el alcalde del pueblo para ponerle al tanto de la supuesta conspiración que se estaba urdiendo en su contra.

Zorrilla fue evidentemente detenido y solo logró recobrar la libertad tras presentarse como escritor y demostrar que el alcalde al que se hacia referencia en aquella carta no era de verdad, que era solo un personaje imaginario de la obra que estaba escribiendo durante su estancia en el pueblo y sobre el que había pedido consejo a un amigo para el desarrollo de la trama.

Y es así como el pueblo supo todo de su nuevo vecino y Zorrilla tuvo algo nuevo que contar, quien sabe si para alguna de aquellas obras suyas de título tan apropiado a la situación: "A buen juez, mejor testigo", "Traidor, inconfeso y mártir" o "Para verdades el tiempo y para justicia Dios".

La foto de cabecera es obra de William Eugene Smith, reportero fotográfico estadounidense (1918- 1978) - 'Spanish Village' (1950) y forma parte de un ensayo fotográfico del pueblo extremeño de Deleitosa, en España.

Las imágenes han sido tomadas de las siguientes páginas:
https://www.pinterest.es/pin/401172279278939639/
https://commons.wikimedia.org/wiki/Category:Jos%C3%A9_Zorrilla#/media/File:Jose_zorrilla.jpg

miércoles, 25 de abril de 2018

Con Tacones y a lo loco



"La mujer común se enamora 7 veces al año. Solo 6 de esas veces lo hace de zapatos"  

Eso es lo que dice el diseñador Kenneth Cole. Hay quien decía que los zapatos de tacón los inventó una mujer a la que besaron en la frente. Diez centímetros a veces es la distancia entre la castidad de un beso en la frente al placer de otro en la boca. Cualquiera sabe. El caso es que es una de las indiscutibles armas de mujer de probado resultado en todos los hombres. Emma Thompson fue una de las primeras en intentar rebelarse contra la tiranía de esos instrumentos de elegante tortura para la mujer y se presentó en los Globos de Oro de hace unos años, descalza, con sus "Louboutin" en una mano y un ‘dry martini’ en la otra, señalando las suelas y sentenciando «esto rojo es mi sangre». No cabe duda de que el parecer etéreas y a la vez poderosas tiene un coste... Y que son legión las mujeres que pierden la cabeza por los zapatos es también una verdad incuestionable. Sobre esta pasión nos contaban algunas personas famosas:

"Mantén tus tacones, tu cabeza y tu criterio siempre elevados"
Coco Chanel (diseñadora).

"Si ese par de zapatos negros que tienes en el armario te hace sonreír, vale más de lo que cuesta" Holly Golightly - Audrey Hepburn (Desayuno con diamantes).

"La mujer lleva la ropa, pero son los zapatos los que llevan a la mujer" Christian Louboutin (diseñador de zapatos).

"Si no hubiera sido por mis tacones altos, seguiría en Coatzacoalcos y tendría 10 hijos" 
Salma Hayek.

"Un par de zapatos puede cambiar tu vida" Cenicienta.

"Los tacones altos son como el ascensor de la belleza. En una suela plana, puedes sentirte bella, pero un tacón cambia tu humor y como te mueves, como un animal bello y salvaje" Giuseppe Zanotti (diseñador de zapatos)

"Dale a una mujer los zapatos adecuados y ella conquistará el mundo"
Marilyn Monroe 

"Nicki Minaj tiene un buen culo, pero yo tengo mejores zapatos" Rihanna

“Llevar sueños en los pies es comenzar a hacer los sueños realidad”.  Roger Vivier

“Los tacones son una auténtica paradoja, pueden hacer parece a una mujer más o menos poderosa”. Rosa Berg

“Los zapatos transforman tu lenguaje corporal y tu actitud. Te levantan física y emocionalmente”. Christian Louboutin

“Los tacones deben ser muy altos para poner la belleza de la mujer en un pedestal”. Vivienne Westwood

 “Sería terrible que alguien mirara mis zapatos y dijera: “¡Oh, Dios mío” ¡Tus zapatos se ven tan cómodos!" Christian Louboutin

"Hay mujeres que sólo miran los zapatos de la otra mujer y nunca su cara. Y hay otras que siempre miran a las mujeres a la cara y sólo de vez en cuando a sus zapatos" Nina  George

"Los hombres me dicen que salvar sus matrimonios les cuesta una fortuna en zapatos, pero es más barato que un divorcio" Manolo Blahnik

"Todavía tengo mis pies sobre la Tierra, sólo uso mejores zapatos" Oprah  Winfrey

"Una mujer moderna no llora porque la dejó un hombre, se viste, se arregla y se va a comprar un nuevo par de zapatos" Sin referencias.

"Los zapatos no importan, la persona que los lleva si" Adriana  Trigiani

"París es un paraíso para todas las obsesiones de la mujer: buenos hombres, pastas deliciosas, lencería sexy, ropa chic, pero como cualquier zapatófila sabe, esta ciudad es un caldo de fabulosos zapatos" Kirsten Lobe

"La edad no debería afectarte. Es justo como el tamaño de tus zapatos: No determinan cómo vives la vida. Eres maravilloso o eres aburrido, la edad no tiene nada que ver" Morrissey

"La mujeres somos capaces de hacer todo lo que hacen los hombres, y lo hacemos en tacones de ¾" Sin referencias

"La gente dice que soy el rey de los zapatos dolorosos. No quiero crear zapatos dolorosos, pero no es mi trabajo crear algo cómodo. Trato de hacer zapatos de tacón alto lo más cómodos que puedan ser, pero mi prioridad es el diseño, la belleza y la sensualidad. No estoy en contra de ello, pero la comodidad no es mi enfoque" Christian Louboutin

“No sé quién invento los tacones, pero las mujeres le debemos mucho”  Marilyn Monroe.

“Puedo estar desnuda siempre que lleve el par de zapatos adecuado” Anna Dello Russo.

“Si salgo a bailar, me pongo los tacones más altos con el vestido más corto”, Kate Moss.


Las imágenes han sido tomadas de las siguientes páginas:

https://www.pinterest.es/pin/306033737151620692/

https://www.pinterest.es/pin/AYeaFqUhKBnwCKy0DHHOuXIT5G54adG093CtTW6HL9lNxUwZRT4IPnM/

martes, 24 de abril de 2018

Bertrand Russell y los "Idiotas"



"…Basta leer algo de su llamada filosofía para descubrir inmediatamente qué clase de idiota es usted. El otro día leí en un diario suizo alemán algo que evidentemente usted había dicho: ´Vivimos en una época que tiene tres revoluciones por delante: la lucha de la juventud contra la vejez; la lucha de la pobreza contra la riqueza y la lucha de la estupidez contra la inteligencia…´ (…) Le digo categóricamente que las tres revoluciones que lo inquietan no las tenemos por delante, sino que han caracterizado a todas las generaciones de todos los siglos"

Esa era la carta que un hombre común le escribió a Bertrand Russell en 1958. La respuesta del filósofo, matemático, activista social y Premio Nobel de Literatura en 1950 no se hizo esperar: 

"Estimado señor: 

Hay una categoría de idiotas que usted ha omitido mencionar. Es la categoría de quienes creen lo que leen en los diarios. Yo nunca hice la declaración que usted cita. 

Lo saluda atentamente, 

Bertrand Russell"

Esta entrada fue publicada en este blog por Celia Valdelomar en 2012 y es reeditada hoy para amoldarla a la nueva imagen del blog.

La imágen ha sido tomada de la siguiente página:
https://www.pinterest.es/pin/34276622162091956