Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

lunes, 20 de marzo de 2017

Sonny Boy Williamson II - Un rey de la armónica blues



Y digo "un" rey, y no "el" Rey de la armónica blues, por respeto al siempre excesivo y efímero Little Walter o a los sensacionales Toots Thielemans o James Cotton (que ya vendrán por aquí a visitarnos en otra ocasión), aunque seguramente el singular Sonny Boy tenía talento de sobra para llevar la corona el solito. Alrededor de la figura de Sonny Boy Williamson todo son dudas. En principio las que se crean cuando sabemos que hubo un músico anterior de blues que como nuestro protagonista tocaba la armónica y también cantaba, John Lee Williamson, y que fue conocido como el primigenio y original "Sonny Boy Williamson". Posteriormente vendría nuestro amigo Aleck Ford Miller o Rice Miller que también toca la armónica y cantaba y que por decisión de sus promotores dado lo parecido de ambos decidieron capitalizar el nombre del primero, ya fallecido y colgárselo a nuestro amigo. La cosa hubiese quedado en el olvido si no fuera porque este segundo alcanzó tanta fama o más que el primero dada la calidad de su blues, así en la actualidad son diferenciados como si de reyes se tratase por un I o un II como el que acompaña al apodo artístico de nuestro protagonista de hoy. Pero no fue ese su único apodo y también se le conoce por "Little boy blues", "Footsie" y "The Goat". Siguen las dudas y las confusiones con su nacimiento, así Sonny Boy afirmaba que nació en 1899, los expertos defienden la fecha de 1912 y en su lapida figura la de 1908…. y para colmo queda su nombre. Hijo natural de Millie Ford, los primeros años llevo el apellido de su madre y luego adopto el de su padrastro Jim Miller, y así nos encontramos con ese galimatías de Aleck Ford Miller o Rice Miller o como figura en su tumba Aleck Miller… 

Entre tantas sombras quedan algunas certezas y esas no son otras que la calidad de su blues, la genialidad de su armónica, que empezó a tocar a la temprana edad de 5 años en canciones religiosas. Con el tiempo se hizo un músico importante, un cantante que componía talentosamente, que tocaba la armónica como los ángeles y poseía una voz sugerente. Se presentaba a escena con una imagen estudiada y algo irreal, alto, bien trajeado y con bombín, no pocas veces con maletín y paraguas como si de un pulcro inglés de la City londinense se tratase, y ciertamente daría el pego si no fuera por sus poquísimos dientes, su sureña negritud y su barba de chivo. Era un personaje extremo que cargó con los años cantidad de adjetivos que no son precisamente positivos: bruto, paranoico, amargado, acalorado, tacaño, solitario, alocado, oportunista, irascible, borracho y por encima de todo "gran bluesman". Trabajó con los mejores y por citar algunos nombraremos a Big Joe Williams, Elmore James, Muddy Waters, WIllie Dixon, Jimmy Rogers u Otis Spann… e incluso, como los más grandes, llegó a realizar giras por Europa donde grabó mucho y llegó a ser considerado como una verdadera maravilla, especialmente en Reino Unido donde llegaría a grabar con Jimmy Page o The Animals. Todo un personaje… No se lo pierdan en acción y sobre todo el primer video donde su puesta en escena es sensacional

Keep it yourself



Nine bellow zero



I'm a lonely man



My younger days



Y un sensacional solo:







Las fotos han sido tomadas de las siguientes páginas:
https://es.pinterest.com/pin/546413367275056827/
https://es.pinterest.com/pin/394979829802679389/
https://es.pinterest.com/pin/389842911467045361/

domingo, 19 de marzo de 2017

Ha muerto Chuck Berry: "El verdadero Rey del Rock'n' Roll"



"Solo hay un verdadero rey del Rock'n'roll, y ese es Chuck Berry"


Son palabras de Stevie Wonder, pero no es el único que opinaba de esa manera, Jerry Lee Lewis solía comentar como en cierta ocasión su madre se dirigió a él y le dijo: "Tu y Elvis sois bastante buenos, pero no sois Chuck Berry". Y por si le faltaban creedenciales para ocupar el lugar que verdaderamente le corresponde en la historia del rock, John Lennon afirmaba con rotundidad: "Si tuviera que renombrar el Rock n' Roll, lo llamaría Chuck Berry"

Este chico tan talentoso se llamaba en verdad  Charles Edward Anderson y aparte de su nombre artístico, recibió en sus inicios el apodo de "Crazy legs" -piernas locas- por sus bailes e increíble puesta en escena. Nació en la ciudad de San Luis, en una familia medianamente acomodada y en una época en la que había una gran hostilidad entre la comunidad negra y la blanca por unos disturbios raciales que ensangrentaron la ciudad pocos años antes y que hacía que la vida en la urbe estuviera estrictamente segregada en todos los aspectos y la población negra se viera confinada en un sórdido gueto. Todo esto marcaría mucho a Chuck que siempre quiso vivir con las comodidades que veía a los blancos, montar en sus coches, ir a sus cines y... salir con sus chicas, lo que a la larga le traería bastantes problemas. Pero la realidad es que es un chico de color, que ya había pasado un par de años en un reformatorio y al cual en aquella ciudad no le queda otra que dedicarse a otras distracciones más cercanas, los piano-bares, bailes y radios negras que poco a poco van inundando sus venas de blues y rhythm & blues. 

Si bien es cierto que ha habido otros supuestos reyes del rock, parece que su padre no es otro que Chuck Berry, quien influido por el Boogie-woogie y el fraseo a la guitarra de T-Bone Walker se decide a crear su propia versión de aquella música, la que va naciendo en su interior, y así va engarzando poco a poco los elementos que formaran posteriormente todo el andamiaje del rock posterior: introducciones incisivas con la guitarra, solos sin mucha dificultad pero reconocibles de inmediato, melodías fáciles de recordar, un ritmo alegre y divertido y algo de humor, intentando hacer con todo ello creaciones que se mostraran cercanas a la vida diaria de cualquier adolescente de los cincuenta. 

Chuck empleaba un determinado tipo de guitarra, siempre el mismo, la Gibson "335" que daba aquel sonido, más grueso y redondo que el de otros rockeros. Era un instrumento de caja hueca, pero estrechada que conservaba la amplitud de las guitarras de jazz y añadía un ataque más seco, un sonido más saturado y que por sus virtudes sería también la guitarra de B. B. King o John Lee Hooker. Era el "Sonido Berry". 

En 1955 llega el bombazo de "Maybelline" que vendió un millón de discos, y luego vendrán otros como "Johnny B. Goode", una canción en la que se cuenta la historia de un chico que podía tocar una guitarra como si de una campana se tratase, y que fue la primera canción de rock que viajó al espacio en aquella sonda espacial "Voyager I" que Carter lanzó con ejemplos de lo que era la cultura de la humanidad por si había algun contacto con alguna cultura extraterrestres (y alli estaba Chuck Berry, sería a él lo primero que escucharan!!!). Otros éxitos fueron: "Roll over Beethoven", "Thirty days", "Carol", "Little Queenie" o "Let it rock" entre muchos otros... 

Si Elvis Presley y otros reyes del rock sólo eran interpretes, Chuck Berry era autor y compositor de todas sus canciones, se encargaba de la guitarra rítmica y de los solos lo que hace de él un artista más completo y totalmente reconocido por artistas como Eric Clapton o los Rollings Stones que siempre han expresado la deuda de todos los guitarristas de rock para con él. 

Alcanzada la fama y el exito y siendo ya famoso su "duck walk" llegan los problemas y la cárcel por algunos affaires con chicas blancas, lo que provoca que tras salir de la cárcel, todo sea distinto y el rock que encuentra haya cambiado, ademas de encontrarse con todas las puertas cerradas... hasta que los Rolling Stones, igual que hicieron con otras figuras de la casa Chess, rehabilitara su imagen, al ir pregonando a los cuatro vientos, que su música era la de Chuck, que bebía de ella, como también lo hizo la de los Beatles en sus inicios y la de muchos otros. A su vuelta a escena no todo sería igual y se haría patente un furibundo resentimiento por los blancos que estropearon su infancia con la segregación y lo privaron de su éxito por affaires que quizás hubieran sido considerados más normales y disculpables de no haber sido negro. 

No ha dejado de tener sus rarezas Chuck Berry, y hasta hace poco cuando empezaba una gira no llevaba músicos, iba sólo, y hacía un pequeño casting de músicos locales para ver quien tocaba con él, dando por sentado que todas sus canciones debían ser conocidas de antemano ya que son clásicos, y como consideraba que tocar con él era un honor suficiente no pagaba un dolar por la colaboración. Si acaso una foto juntos.  Todo un personaje que nos dejo ayer sábado a los 90 años..




Jhonny B. Goode


Roll over Beethoven


Maybelline



Sweet little sixteen



Oh Baby Doll



Las imagenes han sido tomadas de las siguientes páginas:
https://es.pinterest.com/pin/302233824972092033/
https://es.pinterest.com/pin/472244710907231224/
https://es.pinterest.com/pin/462956036679310329/
https://es.pinterest.com/pin/166140673733333023/

viernes, 17 de marzo de 2017

Citas sobre la niñez



Es a veces un paraíso perdido, pero otras, es un infierno de mierda. Mario Benedetti (1920-2009) Escritor y poeta uruguayo. 

En mi casa he reunido juguetes pequeños y grandes, sin los cuales no podría vivir. El niño que no juega no es niño, pero el hombre que no juega perdió para siempre al niño que vivía en él y que le hará mucha falta. Pablo Neruda (1904-1973) Poeta chileno.

El amor es para el niño como el sol para las flores; no le basta pan: necesita caricias para ser bueno y ser fuerte. Concepción Arenal (1820-1893) Escritora y socióloga española.

He llegado por fin a lo que quería ser de mayor: un niño. Joseph Heller (1923-1999) Escritor norteamericano.

La infancia tiene sus propias maneras de ver, pensar y sentir; nada hay más insensato que pretender sustituirlas por las nuestras. Jean Jacques Rousseau (1712-1778) Filósofo francés.

Los niños comienzan por amar a los padres. Cuando ya han crecido, los juzgan, y, algunas veces, hasta los perdonan. Oscar Wilde (1854-1900) Dramaturgo y novelista irlandés.

Jamás ha habido un niño tan adorable que la madre no quiera poner a dormir. Ralph Waldo Emerson (1803-1882) Poeta y pensador estadounidense.

Los niños son el recurso más importante del mundo y la mejor esperanza para el futuro. John Fitzgerald Kennedy (1917-1963) Político estadounidense.

Los niños son aún el símbolo del matrimonio eterno entre el amor y el deber. George Eliot (1819-1880) Seudónimo de Mary Anne Evans. Novelista británica.

Todo niño viene al mundo con cierto sentido del amor, pero depende de los padres, de los amigos, que este amor salve o condene. Graham Greene (1904-1991) Novelista británico.

La infancia es un privilegio de la vejez. No sé por qué la recuerdo actualmente con más claridad que nunca. Mario Benedetti (1920-2009) Escritor y poeta uruguayo.

El mejor olor, el del pan; el mejor sabor, el de la sal; el mejor amor, el de los niños. Graham Greene (1904-1991) Novelista británico.

Lo maravilloso de la infancia es que cualquier cosa es en ella una maravilla. Gilbert Keith Chesterton (1874-1936) Escritor británico.

El medio mejor para hacer buenos a los niños es hacerlos felices. Oscar Wilde (1854-1900) Dramaturgo y novelista irlandés.

La niñez es la etapa en que todos los hombres son creadores. Juana de Ibarbourou (1895-1979) Poetisa uruguaya.

Lo que se les dé a los niños, los niños darán a la sociedad. Karl A. Menninger (1893-1990) Psiquiatra estadounidense.

Protegedme de la sabiduría que no llora, de la filosofía que no ríe y de la grandeza que no se inclina ante los niños. Khalil Gibran (1883-1931) Ensayista, novelista y poeta libanés.

Si la ayuda y la salvación han de llegar sólo puede ser a través de los niños. Porque los niños son los creadores de la humanidad. Maria Montessori (1870-1952) Educadora y médica italiana.

Los niños adivinan qué personas los aman. Es un don natural que con el tiempo se pierde. Charles Paul de Kock (1793-1871) Escritor francés.

Los niños son siempre el símbolo del eterno matrimonio entre el amor y el deseo. Oscar Wilde (1854-1900) Dramaturgo y novelista irlandés.

Cada niño que viene al mundo nos dice: "Dios aún espera del hombre". Rabindranath Tagore (1861-1941) Filósofo y escritor indio.

Que ni una palabra ni una mirada obscena manchen la casa en donde haya un niño. Juvenal (67-127) Poeta satírico romano.

Cuando el niño destroza su juguete, parece que anda buscándole el alma. Victor Hugo (1802-1885) Novelista francés.

Siempre hay un momento en la infancia en el que se abre una puerta y deja entrar al futuro. Graham Greene (1904-1991) Novelista británico.

Lo que pongas en los primeros años de tu vida quedará en ella hasta más allá de la muerte. Anónimo 

En cada niño nace la humanidad. Jacinto Benavente (1866-1954) Dramaturgo español.

Quienes comparten nuestra niñez, nunca parecen crecer. Graham Greene (1904-1991) Novelista británico.

Los juegos infantiles no son tales juegos, sino sus más serias actividades. Michel Eyquem de Montaigne (1533-1592) Escritor y filósofo francés.

Los niños son la esperanza del mundo. José Martí (1853-1895) Político y escritor cubano.

Donde hay niños, existe la Edad de Oro. Novalis (1772-1801) Friedrich von Hardenberg. Poeta y filósofo alemán.

No comprimas con mucha fuerza y vigor la mano de un niño tierno. Focílides 

Todas las personas mayores fueron al principio niños, aunque pocas de ellas lo recuerdan. Antoine de Saint-Exupery (1900-1944) Escritor 
francés.

Enhorabuena porque habeis dado un ciudadano a la patria; pero advierte que es con la precisa condición de que con vuestra educación le hagais útil a la república, en la guerra y en la paz. Juvenal (67-127) Poeta satírico romano.

Hay niños jugando en la calle que podrían resolver algunos de mis problemas clave en física, debido a que ellos tienen formas de percepción sensitiva que perdí hace mucho tiempo. Julius Robert Oppenheimer (1904-1967) Físico estadounidense.

Los niños son como las estrellas. Nunca hay demasiados. Madre Teresa de Calcuta (1910-1997) Misionera de origen albanés naturalizada india

He rezado por mi niñez, y ha vuelto a mí, y siento que sigue siendo tan pesada como antes, y que no ha servido de nada hacerme mayor. Rainer María Rilke (1875-1926) Escritor austríaco.

La única patria que tiene el hombre es su infancia. Rainer María Rilke (1875-1926) Escritor austríaco.


La foto es de Alfred Eisenstaedt y tiene por título "Drum major and children" - 1951- Universidad de Michigan y esta tomada de la siguiente página:
https://es.pinterest.com/pin/198580664799568005/

miércoles, 15 de marzo de 2017

Marlene Dietrich y su descarada vecina: Mae West





No cabe duda de que dos de las grandes personalidades del Hollywood clásico eran Marlene Dietrich y Mae West, que curiosamente mantuvieron una singular amistad, tal y como nos cuenta Maria Riva, la hija de Marlene, en el libro que dedicó a su madre:

"Era tan insólito que mi madre sintiera por alguien un aprecio verdadero sin apasionados arrebatos románticos, que yo no he podido olvidar a ninguna de las personas que se lo inspiraron. Una de ellas fue Mae West, su vecina de camerino, a la que se consentía su desparpajo y su llaneza americana sin que nunca recibiera la mirada glacial de la Dietrich. Ella abría la puerta mosquitera del camerino de mi madre golpeando el marco de madera con los nudillos al tiempo que entraba. ¡Era la única persona a la que se toleraba esto!
-¡Hola, guapa!
Se echó hacia atrás, con las manos en aquellas famosas caderas, poniendo los ojos en blanco, en espléndida imitación de sí misma, al ver el atrevido vestido de mi madre para las escenas de vudú. Mae silbó por lo bajo con admiración.
-No está mal, nena. No está nada mal.
-¡Fíjate, Mae, otra vez las piernas! Siempre lo mismo; quieren piernas.
-¡Sí! ¡Tú, la parte de abajo y yo, la de arriba! -Oprimió con sus manos pequeñas su busto generoso, haciéndolo sobresalir todavía más del ceñido corsé que llevaba siempre, incluso debajo de la bata. Mi madre se hechó a reir. Mae West siempre le hacía reir-. Chica, también tenemos que pensar en las mujeres, no sólo en los hombres. No lo olvides. Si fueran sólo los hombres lo único que tendría que hacer es enseñarlas.
Y con estas palabras se sacó un pecho del corsé.
¡Era fabuloso! Se necesitaba muy poco para escandalizar a mi madre. Mae West lo sabía y se complacía en pincharle.
Ahora, con su famosa sonrisa de picardía, recogió su tesoro de alabastro, lo colocó cuidadosamente en su jaula de ballenas, dio una palmada en el interior del muslo desnudo de la Dietrich e hizo mutis contoneándose. Mi madre echó atrás la cabeza y soltó la carcajada. Siempre supo apreciar una buena interpretación. Yo no acabé de entender la escena, pero se me quedó grabada por lo mucho que se divirtieron las dos juntas.
Muchas veces me pregunté por qué no cultivaron su amistad fuera de los estudios Paramount. Tenían mucho en común, por lo menos, profesionalmente. Su capacidad para reirse de sí mismas, la costumbre de pensar en su imagen cinematográfica en tercera persona, su instinto para saber lo que en ellas podía y lo que no podía resultar y su asombroso don para ser aceptadas por igual por hombres y mujeres. Pero Mae West nunca vino a nuestra casa, ni se hizo para ella una cena especial. Sus camerinos contiguos eran el único marco para la amistad entre aquellas dos mujeres de fama mundial que interpretaban con tanta maestría el papel de mujer fatal. Me hubiera gustado verlas juntas en una película. Qué divertido habría sido, o quizá no; tal vez se hubieran anulado entre sí"

La propia Marlene Dietrich contaba:

"Entre el plató y mi camerino se encontraba también el de Mae West. ¡Qué gran dama! Conmigo se mostraba muy amable y me prodigaba consejos. Ella fue la que me inspiró la energía que a mí me faltaba de tal manera que me dejaba estupefacta.
Pero yo no era la única; los jefes de la Paramount también estaban sojuzgados por Mae West. Nunca fue para mí una madre, porque no era del tipo maternal en absoluto. Fue una profesora, una roca a la que me acercaba, un espíritu brillante que me comprendía y adivinaba mis problemas. Creo que entonces no se dio cuenta de la importancia que su influencia ejerció sobre mí. ¡Yo expresaba tan mal mis sentimientos!
Cuando leí el guión de Deseo (Desire, 1936) escrito por Ernst Lubitsch, quedé horrorizada: la película comenzaba con un primer plano de mis piernas. ¡Mis piernas, siempre mis piernas! Para mí sólo tenían una función utilitaria: la de permitirme caminar.
No admitía que se especulara tanto acerca de mis piernas. Pero Mae West me aconsejó que abandonase tal actitud y dejase a los productores hacer lo que creyeran oportuno. Siempre tenía un millón de buenas razones en que basar sus opiniones, y yo la escuchaba. Así, Deseo empieza con un primer plano de mis piernas. Es una excelente película que muy bien hubiera podido pasar por alto un comienzo así. Mae West era formidable, inteligente, maliciosa, y conocía su oficio. Nunca iba a las fiestas de Hollywood. Las starletts debían ir, imagino. Pero nosotras, nunca. Ya teníamos bastante con proteger nuestra intimidad, ocuparnos de nuestras labores cotidianas y pasar los momentos de expansión con nuestros amigos."




La espectacular foto de Marlene Dietrich que abre la entrada esta coloreada por Klimbim

Los fragmentos aqui presentados fueron leídos en la siguiente página:
http://serchdietrich.blogspot.com.es/2011/05/mae-west-la-vecina-descarada.html

Las imagenes han sido tomadas de las siguientes páginas.
https://es.pinterest.com/pin/468867011192628385/
https://es.pinterest.com/pin/478859372863558511/
https://es.pinterest.com/pin/301952349987353968/

martes, 14 de marzo de 2017

Los 50 mejores comienzos de novela de la Literatura Universal




Las primeras lineas que dan inicio a una novela son a veces determinantes para que un lector acepte de buen grado la invitación que el libro le hace de sumergirse en su historia. Algunos inicios se han tornado míticos. Aquí van cincuenta de ellos ordenados por el orden alfabético de la obra:

1.- "Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo." 
Cien años de soledad - Gabriel García Márquez

2.- "Soy un hombre invisible. No, no soy uno de aquellos trasgos que atormentaban a Edgar Alan Poe, ni tampoco uno de esos ectoplasmas de las películas de Hollywood. Soy un hombre real, de carne y hueso, con músculos y humores, e incluso cabe afirmar que poseo una mente." 
El hombre invisible - Ralph Ellison

3.- "Alguien tenía que haber calumniado a Josef K, pues fue detenido una mañana sin haber hecho nada malo." 
El proceso - Franz Kafka

4.- "Todo empezó por un número equivocado, el teléfono sonó tres veces en mitad de la noche y la voz al otro lado preguntó por alguien que no era él." 
Ciudad de cristal - Paul Auster

5.- "Desde la puerta de La Crónica Santiago mira la avenida Tacna, sin amor: automóviles, edificios desiguales y descoloridos, esqueletos de avisos luminosos flotando en la neblina, el mediodía gris. ¿En qué momento se había jodido el Perú?" 
Conversación en La catedral - Mario Vargas Llosa


6.- "Lees el anuncio: Una oferta de esa naturaleza no se hace todos los días. Lees y relees el aviso. Parece dirigido a ti, a nadie mas." 
Aura - Carlos Fuentes

7.- "Todas las familias felices se parecen entre sí; pero cada familia desgraciada tiene un motivo especial para sentirse así." 
Ana Karenina - León Tolstoi

8.- "El día en que lo iban a matar, Santiago Nasar se levantó a las 5:30 de la mañana para esperar el buque en que llegaba el obispo." 
Crónica de una muerte anunciada - Gabriel García Márquez

9.- "En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor." 
Don Quijote de la Mancha - Miguel de Cervantes

10.- "Llega un grito a través del cielo. Ya ha ocurrido otras veces, pero ahora no hay nada con que compararlo." 
El arcoiris de gravedad - Thomas Pynchon

11.- "Mi estatura es de 65 centímetros. Estoy bien conforma-do, con las proporciones correspondientes, aunque tengo la cabeza un poco grande." 
El enano - Pär Lagerkvist

12. "Hoy ha muerto mamá. O quizá ayer. No lo sé." 
El extranjero - Albert Camus

13. "En cierto sentido, yo soy Jacob Horner." 
El fin del camino - John Barth

14.- "En mi primera infancia mi padre me dio un consejo que, desde entonces, no ha cesado de darme vueltas por la cabeza."Cada vez que te sientas inclinado a criticar a alguien -me dijo- ten presente que no todo el mundo ha tenido tus ventajas..." 
El gran Gatsby - Francis Scott Fitzgerald

15.- "En primer lugar está Azul. Más tarde viene Blanco, y luego Negro, y antes del principio está Castaño. Castaño le inició, Castaño le enseño el oficio, y cuando Castaño envejeció, Azul le sustituyó." 
Fantasmas - Paul Auster

16.- "Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos, la edad de la sabiduría, y también de la locura; la época de las creencias y de la incredulidad; la era de la luz y de las tinieblas; la primavera de la esperanza y el invierno de la desesperación." 
Historia de dos ciudades - Charles Dickens

17.- "Aquí se aprende muy poco, falta personal docente y nosotros, los muchachos del Instituto Benjamenta, jamás llegaremos a nada, es decir que el día de mañana seremos todos gente muy modesta y subordinada. La enseñanza que nos imparten consiste básicamente en inculcarnos paciencia y obediencia, dos cualidades que prometen escaso o ningún éxito." 
Jakob von Gunten - Robert Walser

18.- "Yo, señor, no soy malo, aunque no me faltarían motivos para serlo." 
La familia de Pascual Duarte - Camilo José Cela

19.- "El hombre era alto y tan flaco que parecía siempre de perfil." 
La guerra del fin del mundo - Mario Vargas Llosa

20.- "Era la primera vez que subía una escalera: en el pueblo había muy pocas casas que tuvieran más de un piso y las que lo tenían eran inaccesibles." 
La Habana para un infante difunto - Guillermo Cabrera Infante


21.- "Al despertar Gregorio Samsa una mañana, tras un sueño intranquilo, se encontró en su cama convertido en un monstruoso insecto." 
La metamorfosis - Franz Kafka

22.- "Ahora todos saben como encontrar el sentido de la vida dentro de sí mismo. Pero la humanidad no siempre fue tan afortunada." 
Las sirenas de Titán - Kurt Vonnegut

23.- "Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Pecado mío, alma mía. Lo-li-ta: la punta de la lengua emprende un viaje de tres pasos desde el borde del paladar para apoyarse, en el tercero, en el borde de los dientes. lo.li.Ta." 
Lolita - Vladimir Nabokov

24.- "He sido cordialmente invitado a formar parte del realismo visceral. Por supuesto, he aceptado. No hubo ceremonia de iniciación. Mejor así." 
Los detectives salvajes - Roberto Bolaño

25.- "Todo esto sucedió, más o menos." 
Matadero 5 - Kurt Vonnegut

26.- "Encuentra al hombre que me asesinó y te contaré detalladamente lo que hay en la otra vida." 
Me llamo rojo - Orhan Pamuk

27.- "Volviendo a pensar en ello, lo que debió de suceder es  que Budai se equivocó de salida, se subió probablemente  a un avión con otro destino, en la barahúnda de la correspondencia,  y los empleados del aeropuerto no se percataron  del error. Posteriormente no fue ya capaz de determinar  en qué dirección había volado ni durante cuánto tiempo  ya que, en cuanto los motores empezaron a girar, reclinó el  respaldo de su asiento y se durmió. " 
Metrópolis - Ferenc Karinthy

28.- "Pueden llamarme Ismael."
Moby Dick - Herman Melville

29.- "El sol brilló, no teniendo otra alternativa, sobre el mundo de siempre." 
Murphy - Samuel Beckett

30.- "Es verdad universalmente admitida que un soltero, poseedor de una gran fortuna, necesita una esposa." 
Orgullo y prejuicio - Jane Austen

31.- "Vine a Comala porque me dijeron que acá vivía mi padre, un tal Pedro Páramo." 
Pedro Páramo - Juan Rulfo

32.- "Cierta noche me encontraba sentado en la cama de la habitación de la pensión de Bunker Hill en que me hospedaba, en el centro mismo de Los Ángeles. Era una noche de importancia vital para mí, ya que tenía que tomar una decisión relativa a la pensión. O pagaba o me iba: es lo que decía la nota, la nota que la dueña me había deslizado por debajo de la puerta. Un problema relevante, merecedor de una atención enorme. Lo resolví apagando la luz y echándome a dormir." 
Pregúntale al polvo - John Fante

33.- "Aunque su padre hubiera imaginado para él un brillante porvenir en el ejercito, Hervé Joncour había terminado por ganarse la vida con un oficio insólito, al cual no le era extraña, por singular ironía, una característica tan amable que traicionaba una vaga entonación femenina. Para vivir; Hervé Joncour compraba y vendía gusanos de seda." 
Seda - Alessandro Baricco

34.- "Estás a punto de empezar a leer la nueva novela de Ítalo Calvino, Si una noche de invierno un viajero. Relájate. Concéntrate. Aleja de ti cualquier otra idea. Deja que el mundo que te rodea se esfume en lo indistinto. La puerta es mejor cerrarla; al otro lado siempre está la televisión encendida. Dilo enseguida, a los demás: "¡No, no quiero ver la televisión!". Alza la voz, si no te oyen: "¡Estoy leyendo! ¡No quiero que me molesten!" 
Si una noche de invierno un viajero - Italo Calvino

35.- "Soy un gato, aunque todavía no tengo nombre. No sé dónde nací. Lo primero que recuerdo es que estaba en un lugar umbrío y húmedo, donde me pasaba el día maullando sin parar." 
Soy un gato - Natsume Soseki

36.- "La llama de la vela y la imagen de la llama de la vela reflejada en el espejo de cuerpo entero se retorció y enderezó cuando el hombre entró en el vestíbulo y cerro la puerta.
Todos los hermosos caballos - Cormac McCarthy

37.- "Era un verano raro, sofocante, el verano que electrocutaron a los Rosenberg." 
La campana de cristal - Sylvia Plath

38.- "Bastará decir que soy Juan Pablo Castel, el pintor que mató a María Iribarne." 
El túnel - Ernesto Sábato

39.- "Cuando yo tenía seis años vi en un libro sobre la selva virgen que se titulaba Historias vividas, una magnífica lámina. Representaba una serpiente boa que se tragaba a una fiera"
El Principito - Antoine de Saint-Exupéry

40.- "¿Encontraría a la Maga? Tantas veces me había bastado asomarme, viniendo por la rue de Seine, al arco que da al Quai de Conti, y apenas la luz de ceniza y olivo que flota sobre el río me dejaba distinguirlas formas, ya su silueta delgada se inscribía en el Pont des Arts, a veces andando de un lado a otro, a veces detenida en el pretil de hierro, inclinada sobre el agua. Y era tan natural cruzar la calle, subir los peldaños del puente, entrar en su delgada cintura y acercarme a la Maga que sonreía sin sorpresa, convencida como yo de que un encuentro casual era lo menos casual en nuestras vidas, y que la gente que se da cites precisas es la misma que necesita papel rayado pare escribirse o que aprieta desde abajo el tubo de dentífrico." 
Rayuela - Julio Cortázar

41.- "Se iluminó el disco amarillo. De los coches que se acercaban, dos aceleraron antes de que se encendiera la señal roja. En el indicador de paso de peatones apareció la silueta del hombre verde. La gente empezó a cruzar la calle pisando las franjas blancas pintadas en la capa negra del asfalto, nada hay que se parezca menos a la cebra, pero así llaman a este paso." 
Ensayo sobre la ceguera - José Saramago

42.- "La heroica ciudad dormía la siesta. El viento sur, caliente y perezoso, empujaba las nubes blanquecinas que se rasgaban al correr hacia el norte. En las calles no había más ruido que el rumor estridente de los remolinos de polvo, trapos, pajas y papeles, que iban de arroyo en arroyo, de acera en acera, de esquina en esquina, revolando y persiguiéndose, como mariposas que se buscan y huyen y que el aire envuelve en sus pliegues invisibles." 
La Regenta - Leopoldo Alas "Clarín

43.- "Nació con el don de la risa y con la intuición de que el mundo estaba loco. Y ese era todo su patrimonio." 
Scaramouche - Rafael Sabatini

44.- "Tenía cincuenta años y no me había acostado con una mujer desde hacía cuatro. No tenía amigas. Las miraba cuando me cruzaba con ellas en la calle o dondequiera que las viese, pero las miraba sin ningún anhelo y con una sensación de inutilidad." 
Mujeres - Charles Bukowski

45.- "Yo, Tiberio Claudio Druso Nerón Germánico esto-y-aquello-y-lo-de-más-allá […], conocido de mis parientes, amigos y colaboradores como “Claudio el Idiota”, o “Ese Claudio”, o “Claudio el Tartamudo”, o “Clau-Clau-Claudio”, o, cuando mucho, como “El pobre tío Claudio”, voy a escribir ahora esta extraña historia de mi vida." 
Yo Claudio - Robert Graves

46.- "Si de verdad les interesa lo que voy a contarles, lo primero que querrán saber es dónde nací, cómo fue todo ese rollo de mi infancia, qué hacían mis padres antes de tenerme a mí y demás puñetas estilo David Copperfield, pero no tengo ganas de contarles nada de eso." 
El guardián entre el centeno - J.D. Salinger

47.- "Era un día luminoso y frío de abril y los relojes daban las trece." 
1984 - George Orwell

48.- "No sabréis quién soy yo si no habéis leído un libro titulado Las aventuras de Tom Sawyer, pero no importa. Ese libro lo escribió el señor Mark Twain y contó la verdad, casi siempre." 
Las aventuras de Huckleberry Finn - Mark Twain

49.- "Esta es la historia más triste que jamás haya escuchado." 
El buen soldado - Ford Madox Ford

50.- "Yo hubiese deseado que mi padre o mi madre, o mejor, ambos – ya que los dos fueron igualmente responsables – hubiesen tomado conciencia de lo que se proponían cuando me concibieron, teniendo en cuenta mi estrecha vinculación con lo que hacían." 
Vida y opiniones del caballero Tristram Shandy - Laurence Sterne


La presente lista no es de elaboración propia, está tomada del siguiente blog: http://guialiteraria.blogspot.com.es/2015/03/mejores-primeras-lineas-novelas-literatura-universal.html

La imagen (desconozco autor y título) ha sido tomada de la siguiente página: 
https://es.pinterest.com/pin/569142471642566238/

lunes, 13 de marzo de 2017

La terrible venganza de Miguel Ángel en "El Juicio Final"



Ya habían pasado veinticinco años desde que Miguel Ángel terminó de pintar la bóveda de la Capilla Sixtina, cuando el Papa Paulo III le encargó que pintara "El Juicio Final" en la pared del altar de la Capilla. El pintor siguiendo el gusto renacentista por la imagen desnuda del ser humano, idealizó de esta forma el cuerpo de muchas figuras pintándolas sin ropa alguna, sin importarle mucho si era Jesús, la Virgen, santos, bienaventurados o condenados a las llamas del infierno. Como quiera que la Capilla estaba dedicada al culto no fueron pocos los que fueron de inmediato a quejarse al Papa, quien no dudó en llamar a Miguel Ángel para pedirle explicaciones. Ya los griegos, que tanto influían en la estética de esta época habían representado a todas sus divinidades desnudas, y como esta forma de tratar el cuerpo humano era la que prevalecía en el renovado arte de la escultura y Miguel Ángel era sobre todo escultor, le contestó: "Santidad, los santos no tienen sastre".  El Papa no se opuso frontalmente al artista y simplemente le contesto: "Pues habrá que correr un tupido velo, mi buen amigo" (frase que hizo fortuna hasta llegar a nuestros días). El Papa terminó ordenando que se pintara una ligera gasa blanca que cubriera aquellas partes más problemáticas. La pintura se hizo al oleo sobre el fresco, con lo que Miguel Ángel tuvo poco margen de maniobra para retirar aquellos añadidos, lo que le provocó un enfado monumental. Era evidente que contra el Papa nada podía hacer, pero conocedor de que el más crítico con la desnudez de sus figuras y el que más azuzó al Papa para tomar aquella medida había sido el Cardenal Biaggio de Cesena, maestro de ceremonias en la Capilla Sixtina, se decidió a hacerle blanco de su original venganza. Además. el Cardenal había calificado a la obra de Miguel Ángel de prostibularia, al mantener que era "muy indecoroso que se hubiesen pintado en un lugar tan respetable toda esa cantidad de desnudos, mostrando sin pudor sus vergüenzas, y que no era una obra propia de la capilla de un papa, sino para un burdel o una taberna". La ira del pintor, que era de armas tomar, era irrefrenable.

Justo detrás del lugar donde ha de colocarse el maestro de ceremonias durante las misas, colocó Miguel Ángel la entrada al infierno y ese era el lugar en el que lo veían todos, además cuando Biaggio de Cesena había de volverse hacia el altar o el crucifijo se encontraba ineludiblemente con el camino al infierno, lugar donde el pintor había colocado también una figura suya en la esquina inferior derecha. Allí aparece el reconocible rostro de Biaggio de Cesena en el cuerpo de Minos, el creador del Laberinto y que Dante colocó en su "Divina Comedia" como uno de los tres Jueces del infierno. Aquel Minos de Dante tenía una larguísima cola que según las vueltas que daba sobre su cuerpo indicaba el círculo del infierno al que debía encaminarse el condenado. Aquí, Miguel Ángel, además de colocarle por supuesto desnudo y con orejas de burro, cambió la referida cola por una serpiente, puede que en alusión a Adan, el pecador original, una tremenda serpiente que tras dar dos vueltas en torno a su cuerpo muerde con fuerza, no una manzana, sino los genitales del Cardenal. Sin duda una imagen un poquito fuerte para un lugar tan sagrado como es esta Capilla.

Cuando el Cardenal se vio así ridiculizado, se dirigió lloroso al Papa para implorarle que ordenara a Miguel Ángel retirar aquella ofensiva imagen, pero el Papa, un tanto cansado ya de tanta queja del Cardenal y decidido a darle un capotazo al asunto y le preguntó:
- "¿Dónde os ha enviado Miguel Ängel?"
- "En el mismo Infierno" - respondió el Cardenal.
- "Querido hijo mío, si el pintor te hubiese puesto en el purgatorio, podría sacarte, pues hasta allí llega mi poder; pero estás en el infierno y me es imposible. Nulla est redemptio." - sentenció el Papa.

Y es que la famosa "Terribilitá" de Miguel Ángel, marca de fábrica del artista, parece que era algo más que el gesto que daba a sus creaciones. Por supuesto, el hecho de que aquella figura del Cardenal se mantuviera en la obra es muestra también del tremendo respeto que existía hacia el artista y su obra. 

A pesar de aquellas veladuras, todavía quedaban en la obra numerosos desnudos, de forma que años después de la muerte de Miguel Ángel, el pintor Daniele da Volterra, siguiendo órdenes del papa Pío V, cubrió los genitales que quedaban en "El Juicio Final" con vestimentas, lo que le hizo ganar el sobrenombre de «Il Braghettone».




Las imágenes han sido tomadas de las siguientes páginas:
https://es.pinterest.com/pin/450711875190444568/
https://es.pinterest.com/pin/431501208018513826/
https://es.wikipedia.org/wiki/El_Juicio_Final_(Capilla_Sixtina)#/media/File:Last_Judgement_(Michelangelo).jpg

domingo, 12 de marzo de 2017

"Niágara": De cuando Marilyn Monroe cobraba menos que su maquillador



Más allá de efímeros papeles en grandes películas como "Eva al desnudo" (1950 - Joseph L. Mankiewicz) y "La jungla de asfalto" (1950 - John Huston), Marylin Monroe todavía era solo una actriz a sueldo de los estudios cuando realizó la magnífica "Niágara" (1953 - Henry Hataway), una verdadera joya del cine negro y en la que ella se da vida soberbiamente a una de las mejores "femme fatale" de la historia del cine, la subyugante "Rose Loomis". Es verdad que ya había aparecido con más minutos en la divertida "Como casarse con un millonario" (1953 - Jean Negulescu) o "Me siento rejuvenecer" (1952 - Howard Hawks), pero aun le quedaba mucho para ser considerada una verdadera estrella y su sueldo por supuesto era el que corresponde a una meritoria, pero nada más. 

Cuando comenzó el rodaje de "Niágara", se dieron cuenta de que aquella chica rubia tenía un magnetismo y una presencia ante la cámara ciertamente excepcional y decididos a explotar el sensual filón que tenían ante ellos, modificaron el guión para dar mucha más presencia en el mismo a la peligrosa "Rose Loomis" a la que daba vida Marilyn Monroe, tanto como para que al final toda la trama girara en torno a ella y en el cartel su nombre terminara por aparecer antes incluso que el de Joseph Cotten. En definitiva la protagonista de la película era Lady Monroe, pero como decían en aquella serie de los 80: "La fama cuesta" y Marilyn tuvo que asumir todo aquel protagonismo sin que se notara en su cuenta corriente; tal fue el jugo que le sacaron en esta película que su maquillador terminó cobrando más que ella, que evidentemente no logró que revisaran su contrato como chica de reparto en nomina del estudio. 

Es verdad que el papel le vino de perillas y que sería el punto de partida para crear un mito, pero no es menos cierto que aquel mismo año, 1953 se estrenó otra mítica película suya: "Los caballeros las prefieren rubias" (1953 - Howard Hawks) y en la misma la estrella no era ella, sino la morena Jane Russell, de donde viene la coletilla "pero se casan con las morenas", y esta cobró la friolera de 200.000 dólares por la película, mientras que Lady Monroe seguía con la condiciones draconianas de su contrato y se debía conformar con unos míseros 500 dólares por semana que encima ella recibía como si fuera la lluvia de oro de Danae. Sin duda, Marilyn era un mito de saldo para la "20th Century Fox".  

Una curiosidad, el traje largo de saten rosa y escote palabra de honor con el que Marilyn cantó aquello de "Diamonds are a girl's best friends" en "Los caballeros las prefieren rubias" se subastó en 2010 en 256.000 dólares, suficiente para pagar a las dos protagonistas, más que de sobra. No me extraña que se lleven las manos a la cabeza en la foto de más abajo:





Y como no, dejaremos en movimiento y cantando, con el traje de 256.000 dólares.... y es que como decía Marilyn Monroe en Niagara: "Para llevar ese vestido hay que tener costumbre desde los trece años"




La anécdota ya la contaban en uno de esos simpáticos vídeos que se gastan en el programa LND "La noche de..." en EiTB:



Las imágenes han sido tomadas de las siguientes páginas:
https://es.pinterest.com/pin/399694535660317264/
https://es.pinterest.com/pin/576390452293315939/
https://es.pinterest.com/pin/449585975287906468/

sábado, 11 de marzo de 2017

Mozart y la muerte



La muerte visitó a Mozart mucho antes de lo que todos hubiéramos deseado. Falleció con tan solo 35 años, y a pesar de dejarnos una ingente cantidad de música maravillosa, nunca sabremos las delicias que quedaron en su cabeza. En su último año de vida compuso, en condiciones muy difíciles "La flauta mágica" y casi terminó su "Réquiem". ¿Qué habría venido después? Recién cumplidos los treinta años es difícil pensar en la parca, pero con esa edad, cuatro años antes de su fallecimiento, Mozart, precoz para todo, escribía a su padre Leopold la siguiente carta en la que ya mostraba su parecer acerca de la muerte, a la que tildaba curiosamente como "la mejor amiga del hombre":

“Acabo de conocer una noticia que me abruma, y tanto más cuanto tenía razones para suponer, tras vuestra última carta, que gracias a Dios os encontrabais muy bien. Acabo de saber que estáis bastante enfermo. No tengo necesidad de deciros con qué ardiente deseo aguardo noticias vuestras que me consuelen; y cuento con ello, aunque sea mi costumbre imaginar lo peor en cualquier circunstancia. Puesto que la muerte, bien mirado, es el verdadero objetivo final de nuestra vida, me he familiarizado tanto, desde hace algunos años, con esa verdadera y mejor amiga del hombre que su imagen no sólo nada tiene ya de terrorífica para mí, sino que es incluso, por el contrario, apaciguante y consoladora. Y agradezco a Dios que me haya concedido la felicidad de tener la ocasión –ya me comprendéis- de aprender a conocerla como clave de nuestra verdadera felicidad. Nunca me acuesto sin pensar que, tal vez, por joven que sea, al día siguiente no existiré ya. Y sin embargo no hay nadie, entre todos los que me conocen, que pueda decir que soy triste o pesaroso en mi conversación. Doy gracias a Dios todos los días por esta felicidad, y la deseo de todo corazón a cada uno de mis semejantes… deseo, mientras escribo esto, que os encontréis mejor, y lo espero; sin embargo, si, contra todo lo previsto, no estuvierais mejor, os ruego entonces que no me ocultéis, sino que me escribáis o hagáis que me escriban la pura verdad, para que pueda estar en vuestros brazos en cuanto sea humanamente posible. Os conjuro a ello, por todo lo que nos es sagrado.” (Viena 4 de abril de 1787).

En el vídeo podemos ver a Herbert von Karajan dirigiendo el Requiem K626 de Mozart - "Confutatis - Lacrimosa":



La imagen ha sido tomada de la siguiente página:
https://es.pinterest.com/pin/512988213791553011/

viernes, 10 de marzo de 2017

Liszt Vs. Chopin, duelo a la luz de la luna.



Frédéric Chopin era hombre de pocos conciertos multitudinarios, por contra era amante de actuaciones en lugares recogidos para pocas personas ante las que desplegaba todo su potencial al piano y la efímera maravilla de sus improvisaciones al teclado. En el reconocimiento de Chopin (foto de abajo) en Paris tuvo mucho que ver Franz Liszt (foto de arriba), pero no es menos cierto que entre ambos existía una sana rivalidad, sobre todo por parte del animal escénico que era Liszt por acaparar la atención del público. Al respecto escribió en cierta ocasión, Joseph Nowakoski, un amigo de Liszt:

"Una noche, cuando Chopin, Liszt, yo y otros amigos estábamos en el salón, Fréderic se sentó al piano. Un instante después una polilla cayó dentro de la lámpara, apagándola. "Apagad tambien las otras lámparas -pidió él- la luna será suficiente." Entonces comenzó a improvisar y tocar durante casi una hora. ¡Y qué improvisación en la penumbra! Me es imposible describirla, porque los sentimientos que despertaban los dedos mágicos de Chopin no son traducibles en palabras.
                Cinco días después nos reunimos nuevamente en el mismo lugar y a la misma hora. Liszt pidió a Chopin que volviera a tocar, susurrándole luego unas palabras al oído. Los presentes nos dedicamos a apagar las luces y descorrer las cortinas, y cuando ocupamos nuestros asientos el gran virtuoso inició un nuevo recital privado a la luz de la luna. Comenzó con la misma composición que la vez anterior, agregando nuevas variaciones e improvisaciones de inconfundible sello chopiniano. Al finalizar, el ejecutante encendió un fósforo y dio luz a la lámpara que había sobre el piano. No era Chopin, sino Franz Liszt, que lo había sustituido aprovechando la escasa iluminación. Ante la estupefacción general, preguntó a su rival:
Liszt: -¿Qué piensas ahora, Frédéric? -
Chopín: - Lo que sin duda piensan todos. Hasta yo mismo creí que se trataba de Chopín
Liszt: - Ya lo ves, Liszt puede ser Chopin, si lo desea. Pero ¿puede ser Chopin Franz Liszt?

No cabe duda del inmenso genio de Liszt y muchas de sus obras me resultan bellísimas cuando no rebosantes de energía y  talento, pero son más las veces que mis oídos y mi cerebro prefieren deleitarse con los irrepetibles valses, mazurkas, polonesas o nocturnos de Chopin. Y es que nadie se acerca aunque sea mínimamente al nivel de originalidad alcanzado por este polaco en sus pequeñas piezas pianísticas, a quien sin duda no le hacía ninguna falta ser Liszt para con un catalogo de obras mucho más reducido que el de este último ocupar un puesto de honor entre los más grandes, un club en el que Liszt, siendo también soberbio, no deja de llamar a la puerta para ver si le dejan entrar. Y es que como decía el pianista Joaquín Achúcarro (ya lo citábamos hace unos días):

"Bach habla al universo, Beethoven, a la humanidad, y Chopin a cada uno de nosotros"

Intentando evitar las clásicas piezas lánguidas y maravillosamente cargadas de sentimiento que se suelen elegir para ilustrar el talento de Chopin, hoy os dejo otra de un talante muy diferente, el dificilísimo Estudio op. 10 nº 4, en manos de Sviatoslav Richter, a modo de prueba de que si Chopin quería ser tan apabullante como Liszt, podía hacerlo fácilmente. Os podría llegar a parecer que la imagen está acelerada, pero no es el caso. Richter era un verdadero monstruo al piano... aunque no tanto como Chopin.




De Liszt, ahora debería venir "La Campanella", pero pondré la versión para piano de su Rapsodia Húngara nº 2 por Valentina Lisitsa, pieza especialmente apreciada por mi hijo:



El relato de Nowakoski viene recogido en el mágnifico libro "Historias insólitas de la Música" (Lawrence Lindt - Ma non Troppo - 2010)


Las imágenes han sido tomadas de las siguientes páginas:
https://es.pinterest.com/pin/490118371933486979/
https://es.pinterest.com/pin/121245414948759999/

miércoles, 8 de marzo de 2017

La historia de "El amor Brujo" de Manuel de Falla



Recién estrenado el siglo pasado, la famosa "bailaora" sevillana Pastora Imperio (abajo a la izquierda), una de las figuras sobresalientes de nuestro flamenco, manifestó a Manuel de Falla, su deseo de que creara para ella una obra clásica en la que se fundieran el baile popular y la etiqueta de  una obra orquestal. Falla asumió el reto y junto al dramaturgo Greogrio Martínez Sierra, estuvieron estudiando la forma de bailar de Pastora Imperio a la vez que rebuscaban entre las leyendas e historias del pueblo gitano que generación tras generación iban pasando oralmente de padres a hijos. Por supuesto la historia necesitaba de elementos intemporales para resultar atractiva, y para eso no hay mejor ingrediente que el amor y la muerte, aquí mezclado con las dosis justa de magia y encantamiento. Así nació, "El amor brujo", la historia de la gitana Candelas y su amor imposible por Carmelo por culpa del celoso fantasma de un antiguo amante.


La bella y apasionada Candelas, había amado con locura a un gitano malvado y celoso a la par que fascinante y atractivo, a pesar de la vida infeliz que este gitano daba a Candelas, cuando este muere, ella no puede olvidarle y su sombra le persigue tenazmente; el recuerdo de su persona se vuelve hipnótico hasta el punto de parecerle un ente real que la persigue, un celoso fantasma que la hace pensar que puede que  aquel amor no se haya ido del todo y que la sigue amando y a la vez controlándola y juzgando sus actos. Su vida parece estar así dominada por un espectro que solo existe en su cabeza. Pero la naturaleza se impone, llega la primavera y el apuesto Carmelo empieza a rondar a esta bella y atormentada mujer, que si bien no rechaza ese nuevo amor, es incapaz también de dar el paso definitivo dada la obsesión con el pasado que la atenaza cada vez que Carmelo trata de seducirla. Carmelo urdirá una estratagema para vencer el maleficio que la aparta del amor de Candelas. Sabe que aquel amante del pasado era un mujeriego empedernido y que no sabía renunciar a una nueva aventura, así convence a la bella Lucía para que flirtee con el espectro y le haga olvidar por unos momentos sus celos. Lucia, curiosa acepta el reto. Así, cuando Carmelo vuelve a seducir a Candela se aparece como siempre el vigilante fantasma de aquel antiguo amante, pero esta vez se encuentra en el camino a la preciosa Lucia, que sabrá engatusarlo y distraerlo, momentos que Carmelo aprovecha para convencer a Candela de su amor y lograr ese beso perfecto que borrará de una vez por toda el maleficio que nublaba el corazón de Candelas.

La obra se estrenó en 1915, por supuesto por Pastoria Imperio, pero para alcanzar su forma definitiva tendría que sufrir numerosas modificaciones, hasta presentarse en el formato actual en 1922, fecha en la que obtuvo un clamoroso éxito en Paris.

El biografo de Falla, Burnett James, explicaba:

"La música surgió de las raíces y de las canciones y de las danzas de los gitanos andaluces y lleva en ella la mayor parte del tiempo una cualidad extrañamente primitiva; o más bien, un tipo de elementalismo emocional y espiritual contenido dentro de un envase técnico y estilístico altamente sofisticado. Hay también un sabor oriental frecuente, que no debe sorprender en vista de los muchos aspectos del flamenco que se sabe y se reconoce que derivan de lo oriental... Falla comprendió, aunque todavía no había estado allí, las diferencias significativas entre Andalucía y la Andalucía gitana y compuso de acuerdo con ello. Pero el compositor no utilizó ni una sola tonada tradicional, andaluza o gitana, aunque empleó con gran habilidad y comprensión varios de los ritmos de la danza popular. En cuanto al material temático, se mantuvo fiel a su propia creencia de que la música folclórica es más valiosa para el músico cultivado que no usa tonadas folclóricas auténticas, sino que llega a "sentir" su espíritu y esencia y de este modo les permite inspirar sus propias composiciones, pero no apoderarse de ellas... El carácter místico, misterioso y modal de El amor brujo imprimió un sello particular en esta música, pues derivaba del propio corazón de la materia que fue su objeto"

En la foto de cabecera podemos ver a Cristina Hoyos y Antonio Gades en la película "Amor brujo" (1986) que Carlos Saura dedicó a la obra de Falla, y de la que a continuación dejamos un fragmento con la espectacular "Danza ritual del fuego" y "La canción del fuego fatuo":






Y por cambiar un poco el registro habitual aqui os dejo la versión pianística de la Danza ritual del fuego en manos del gran Arthur Rubinstein:






Las imágenes han sido tomadas de las siguientes páginas:
https://www.academiadecine.com/agenda/index.php?id_s=4&id_ciclo=98

http://losfardos.blogspot.com.es/2013/08/pastora-imperio-madre-con-nombre-de.html